Páginas

viernes, 20 de febrero de 2015

SEMBRANDO CUENTOS EN PRISIÓN: RELATO DE UNA BREVE EXPERIENCIA




Mi agradecimiento a la ONG Solidarios para el Desarrollo, en especial a Rocío Hoces, por confiar en mí y brindarme esta oportunidad, a los voluntarios por ser grandes compañeros de experiencia y, sobre todo, a los verdaderos protagonistas de esta historia: los internos que han compartido su tiempo conmigo y me han escuchado de forma tan generosa.

+INFO:
Miércoles, 18 de febrero de 2015.

El Centro Penitenciario de Sevilla se encuentra pasando Torreblanca, un barrio alejado de todo excepto de polígonos industriales y campo. Por el camino vas dejando atrás las últimas fincas. Como una broma de humor negro, ese mismo sendero se bifurca hacia un salón de celebraciones. Lo imagino en un domingo de primavera, en mitad del ajetreo de bautizos, comuniones y bodas. Lo dejamos a un lado y continuamos adelante. A lo lejos, tras un cercado disimulado por la masa de árboles se acierta a ver una torre y unos edificios.

Llegamos en el mismo momento en que familiares, parejas y amigos vienen a despedirse de sus hombres queridos. Se terminó el permiso. El ambiente es de una mezcla de normalidad y tensión extrañas. Los funcionarios se encuentran muy atareados, por lo que debemos esperar a que pase la bulla. Veo a muchas personas con las que me cruzaría por la ciudad y ni repararía. Otras tienen una mirada que me hace desconfiar de ellas. Igual que si estuviera por Sevilla. Pero esto no es Sevilla. Es un centro penitenciario.

Traigo un montón de libros para la biblioteca que han sido donados por los amigos del ciclo de narración oral que celebré el pasado diciembre. También llevo mi maleta de cuentera, fiel compañera que desde hace más de diez años viene conmigo por colegios, bibliotecas, centros culturales, teatros. Ahora las dos vamos a un lugar que nunca hemos visitado. Estoy nerviosa. A veces puedo ser de una sensibilidad extrema que me deja sin energía. Otras tengo fuerza de leona. Espero que hoy no se dé la primera posibilidad. Quiero hacer bien mi trabajo. Contar historias. Hablarles del oficio del narrador. Que después hablemos de lo que surja. Y sobre todo, que disfruten.

Pero no estoy sola. Afortunadamente, a esta cita me acompañan voluntarios de la ONG Solidarios para el Desarrollo: Francisco, Javier, Jesús, María, Mari Carmen y María Magdalena. Un grupo tan bíblico como fantástico. Juntos atravesamos el arco detector de metales y juntos recorremos el centro hasta llegar al Pabellón de Cumplimiento, donde en espacios diferenciados llamados módulos, se encuentran los presos que están cumpliendo su condena. En este pabellón hay algunos módulos llamados “de respeto”, donde se realiza una división del trabajo en torno a una estructura democrática y participativa. Los internos de estos módulos disfrutan de una mayor autonomía, con portavoces y vocales que contribuyen al éxito de la convivencia. Puertas enormes enrejadas dividen los espacios que vamos atravesando, abriéndose y cerrándose a nuestro paso, como el aleteo de gigantescas palomas metálicas.

Ya estamos en el Aula de Cultura, de uso exclusivo para los internos en un módulo de respeto. Hoy nos encontramos con Carlos, Cristian, Isaac, Bernabé y Jose Luis. La cárcel me rompe los esquemas nada más entrar. Cristian podría pasar por el brillante alumno de universidad que lleva el grupo de teatro. Los demás podrían ser vecinos de mi barrio. Ordeno los objetos que voy a utilizar en mi sesión. Respiro hondo. Bebo agua. Nos presentamos. Hablo de cómo llegué a la cuentería y del oficio. Entonces me dispongo a contar. Para empezar, un mito de creación del mundo que protagoniza un coyote. Para narrarlo uso un títere al que le tengo especial cariño. Es un perro, regalo familiar comprado cerca del teatro más famoso de títeres de la República Checa. Coyote aulla, olisquea, se mea, se aburre, duerme... Y todo ello mientras va creando océanos, mareas, olas... Y personas. Ver a un grupo de hombretones divertirse con Coyote me llenó de alegría. En ese cuento se produjo uno de esos momentos que los cuenteros atesoramos con especial cariño. Sucedió cuando toqué el tambor oceánico, instrumento que recrea con increíble veracidad el sonido de las olas. Si puedes ir a la costa cada vez que quieras tal vez no te suponga gran cosa, pero para ellos que hace mucho que no la ven, fue como si estuvieran allí. Después le tocó el turno al cuento español de tradición oral “La niña del zurrón”, una versión propia en verso, narrada con la técnica kamishibai y unas ilustraciones preciosas del artista venezolano Jorge Planas. Los puse a cantar con la niña encerrada en el zurrón y nos echamos unas buenas risas. Llega el turno de hacer preguntas y seguimos hablando un poquito más sobre el oficio... El reloj, riguroso, marca el final del encuentro. ¡Parece que les ha gustado! Suspiro. Bebo un poco más de agua.

Nos despedimos. 
Agradecimientos mutuos. 
La sensación de que todo ha pasado muy rápido. 
El convencimiento de que me llevo más de lo que he entregado. 
El deseo de que les vaya bien en la vida, que no vuelvan allá nunca más. 
La certidumbre de que en ese lugar hay demasiadas personas que han hecho demasiado poco para su condena, comparadas con demasiadas personas que han hecho demasiado y que disfrutan de una libertad que no se merecen.

Una a una, las puertas van cerrándose a nuestras espaldas. Adelante la vida no carcelaria. Los árboles se tragan la mole de cemento mientras el coche comienza a desandar el camino que lleva a Sevilla.


Rara Avis

Hace tiempo que no es dueño de su espacio
Hace tiempo que sólo puede reinar en pequeñas parcelas de tiempo,
delimitadas por otros.
El resto de su vida está acotado,
milimetrado,
planificado
por su condena.

Un horario para comer.
Un horario para dormir.
Actividades férreamente reguladas.
Y el cielo
Ese parche recortado por el patio
O por la ventana de su chabolo.

El horizonte...
El sol tragado por el mar
El olor a salitre
Las olas que juegan en el orilla
Dormir abrazado a su pareja
El cocido de su abuela

Sin embargo,
allí está.
Cada día
recuerda
lo que le llevó allí.
Ese recuerdo
que martillea su cabeza.
Esa es su mayor
condena.

Y desea con toda su alma
¡Salir!
A respirar
Llenarse bien los pulmones.
Como quien se abastece de alimentos
para una época de carestía.
Y con el pecho bien hinchado
gritar a los cuatro vientos.
Desahogarse para encontrar
alivio.

Él espera aprender de esto
porque ya sabe cómo son las reglas del juego.
Puede no haber piedad, ni compasión.
Pero él ha aprendido a encontrarlas en su interior.
Esa es su mayor victoria.
Ya conoce lo que merece y no merece la pena.
Ha dejado de de ser una víctima,
aunque algunos sólo lo vean como tal.
Ha dejado de ser un paria,
porque él es un hombre que se respeta a sí mismo.
Ni aquí ni fuera, pueden todos decir lo mismo.

Una mañana mirando el recorte azul
tuvo una sensación que le sobresaltó.
Entre sus omóplatos
empezaron a crecer unas protuberancias extrañas.

Ha pasado el tiempo
y aquella malformación ha devenido
en algo que le hace un bicho raro no sólo en prisión.

Durante el día las tiene que disimular con varias capas de ropa.
En verano esto se hace pesado porque pasa mucha calor.
Pero el esfuerzo merece la pena.
Por la noche es muy agradable.
Se queda dormido arrullado por el batir suave y
rítmico de unas alas enormes.

Cuentan que cuando salió de prisión
ya era una rara avis.
Muchas personas no le aceptaban.
Pero a él esto no le afectaba
lo más mínimo.
Porque ya sabía quién era.

Fin

Nota:
Nadie consiguió aprisionar su alma.
Fue un ser libre hasta el final de sus días.
(Dicen que enseñó a volar a más de uno.)



"Sembremos cuentos entre todos, sembremos cultura."

lunes, 9 de febrero de 2015

ERÓTICA UNIVERSALIS, cuentos eróticos en vísperas de San Valentín

Foto cortesía de Sergio Pulido


Viernes 13 de febrero 21h.

ERÓTICA UNIVERSALIS es un viaje por un planeta erótico, interesado por los placeres carnales desde su más remota antigüedad. Partiremos de la China que dio origen al taoismo, visitaremos la India donde Shikta y Shiva enlazarán sus cuerpos en formas imposibles, mientras en la Roma de Ovidio nos sorprenderemos por tantos tópicos aún presentes en nuestros días... Para llegar a la contemporaneidad de "Sexo en Nueva York", el tantra yoga, el tupper sex... o "Cincuenta sombras de Grey". Un viaje errático-erótico sin más pretensiones que el disfrute de las historias narradas, ya sea de manera individual, en pareja o en grupo. Cualquiera que sea el modo en que elijas participar de esta cita, ¡seas bienvenido/a a ERÓTICA UNIVERSALIS!

Entrada: 4€ (Incluye el sorteo de una caja-regalo con productos eróticos)


Lugar: La Gallina en el Diván 
C/ Padre Pedro Ayala esquina C/ Alejandro Collantes, Sevilla

Metro: Gran Plaza
Tussam: Líneas 2, 5, 22, 29, 32, 52, B3, B4
Sevici: Gran Plaza

Sesión patrocinada por Todocondón
Tienda especializada en artículos eróticos
Dirección: Plaza Pintor Amalio García del Moral, 9; 41005 Sevilla

"Sembremos cuentos entre todos, sembremos cultura."


lunes, 12 de enero de 2015

WEBLITORAL DESAPARECE: UNA TRISTE NOTICIA PARA LA TRADICIÓN ORAL ANDALUZA Y ESPAÑOLA



Ayer, domingo 11 de enero de 2015, leía la siguiente nota en Facebook:
"Tras diez años en Internet, os comunicamos que el archivo de tradiciones orales andaluzas WebLitOral ha dejado de funcionar el 10 enero de 2015. Aprovechamos para expresar nuestra gratitud a informantes y colaboradores. Ha sido una experiencia humana que nunca olvidaremos. Hasta siempre."
Tuve la suerte de conocer su ingente trabajo a través de la red, trabajo que ya no podremos disfrutar, consultar, compartir... Fui socia un tiempo, tal vez demasiado corto. Por ello me queda la espinita de no haber hecho más... 
Lo cierto es que los creadores de WebLitOral se merecen un reconocimiento que me temo nunca tendrán porque la tradición oral en España, Andalucía y el Estrecho de Gibraltar (donde han realizado todo su trabajo de campo estos campeones) carece de interés mediático, político o social.  
Desde aquí mi agradecimiento sincero por su labor y el deseo de que sigan con el ánimo alto, ya que pueden estar orgullosos y satisfechos de cuanto han hecho por nuestra tradición oral. 
Sois una fuente de inspiración... ¡Gracias!
¡Hasta siempre!

miércoles, 31 de diciembre de 2014

VÍDEO DE AGRADECIMIENTO: I Ciclo de Narración Oral SEMBRANDO CUENTOS (5-27 diciembre 2014, Sevilla)

video

A todos los que habéis participado en el I Ciclo de Narración Oral SEMBRANDO CUENTOS:

¡MUCHAS GRACIAS!


Al PÚBLICO que ha participado con su asistencia y con el boca-oreja (sin vosotros, no existiría la cultura).
A los narradores participantes por creer en este proyecto: Rocío Muñoz Vergara, Jesús Gonchález, Manuel Machuca, Manuel Garrido (Piratas de Alejandría), Marco Flecha, Filiberto Chamorro y Diego Magdaleno (Recuento), Natalia Arjona y Jhon Ardila
Al café cultural La Gallina en el Diván por brindarnos un lugar tan acogedor y con tantas posibilidades.
A los fotógrafos de Fotocol (Sergio Pulido y Neil Montgomery) por sus magníficas fotografías, así como por el vídeo promocional del ciclo. 
Al músico Jasio Velasco por el tema que anima este vídeo.
Mujer de Piedra por cedernos una de sus ilustraciones para el cartel del ciclo.
Al programa radiofónico de Radiópolis La Inopia, por encontrar un espacio en su parrilla para hablar de SEMBRANDO CUENTOS.
A Rosa Fernández Díaz, por escribir la nota de prensa y por más cosas.
A Rocío Muñoz Vergara por hacer de anfitriona y presentadora eventual.
Todocondón por ejercer de original patrocinador.
A los colectivos que se han sumado a esta siembra: 
Solidarios para el Desarrollo, que ha coordinado la donación de libros para el centro penitenciario de Sevilla.
C.E.I.P. Andalucía que ha implicado a los alumnos para hacerlos partícipes del concurso de ilustración infantil.
Yo planto árboles, y tú?, iniciativa ciudadana de reforestación de la villa de Berrocal , por recordarnos la necesidad urgente de agradecer a los árboles su labor y hacer algo por ellos y nuestro futuro.

¡Nos vemos en el II Ciclo de Narración Oral SEMBRANDO CUENTOS!
¡Hasta pronto! 
¡¡ Y Feliz 2015!! 

"Sembremos cuentos entre todos, sembremos cultura."

CICLO LITERARIO A 4 VOCES. NOCHE DUODÉCIMA (Y ÚLTIMA).

Permítanme usar las palabras del poeta libanés Khalil Gibran, pues la ocasión la merece. Anoche terminó el Ciclo Literario "A Cuatro Voces" y lo hizo como terminan los buenos sueños... "con una plegaria en el corazón y una canción de bienaventuranza en los labios." 
Los organizadores y almas creadoras del invento, Rocío Muñoz VergaraLuis Alberto Steinmann, se despidieron de sus seguidores en una sesión emotiva, llena de buena poesía y confraternidad sincera. Como ha sido costumbre desde aquella primera noche por el pasado mes de octubre. Cuatro voces, cuatro literatos se han ido encontrando cada martes a las 20:30h. en La Gallina en el Diván, un café cultural de nuevo cuño en un barrio ausente hasta la fecha de este tipo de actividades relevantes y necesarias para el ser humano.
Ayer noche, treinta de diciembre de 2014, pudimos al fin, escuchar las voces de Rocío Muñoz Vergara y Luis Alberto Steinmann, junto a Marta Núñez Pouzols y Saúl Ibáñez, dos buenos amigos que ya no viven en Sevilla, pero que gracias a las vacaciones navideñas, han podido reencontrarse. 
La fórmula de "A Cuatro Voces" es sencilla, pero no por ello menos trabajada. Comienza cada noche con un poema recitado a dúo por Rocío y Beto. Esta vez lo hacen con "Ave Fénix", de la poetisa argentina Maia Morosano. Después explican cómo funciona el ciclo... Nos cuentan sobre su trabajo y lo mucho que lo respetan y les gusta. Y la importancia de cobrar por ello (en su caso, la simbólica cantidad de 2€). Ellos han sido valientes y lo han dicho claro y alto cada noche... y han sido doce. Además, han dado la opción a quien no pudiera pagar de asistir gratuitamente. Dignidad y generosidad a partes iguales. Me quito el sombrero.
Con tu entrada te entregan una carta de una baraja y un papelito en blanco. El papelito es para que, si te apetece, le hagas una pregunta a alguno de los invitados (o a todos) y la deposites en lo que han llamado "la cajita de la curiosidad". Al finalizar la intervención de los cuatro, se leen y se hace una especie de rueda de prensa. También en este momento se hace un sorteo con las cartas entregadas. El ganador o la ganadora tendrán derecho a un libro de poesía de algunas de las voces que han ido participando en este ciclo. Anoche, hubo sorteo doble, ya que también obsequiaron a otro afortunado ganador con una caja de mejillones.


Marta Núñez Pouzols retratada por Sergio Pulido
MARTA NÚÑEZ POUZOLS
Nacida en Sevilla. Crítica de cine. Traductora. Profesora de español y de cine en Estados Unidos.
Marta se alimenta de cine y literatura. Y se le nota. Desde su imaginario hasta su gestualidad, que a mí se me parece caprichosamente a la de una directora que admiro desde que fui al estreno de "Cosas que nunca te dije". Me refiero a Isabel Coixet, un@ de mis director@s de cine de referencia. Aquí ya se nota la diferencia generacional entre las voces de este ciclo y servidora. Todos rondan la treintena. Digamos que yo la pasé hace tiempo.
Esta mujer joven, inquieta y talentosa nos envuelve en una respuesta a Pizarnik. Luego se atreve a contarnos un chiste que precede versos como -Hay cosas que es mejor no saber- en los que desgrana cuestiones sobre la indiferencia y la ignorancia. Ya por este detalle del chiste va mi admiración, pues de donde nosotras venimos, no caer simpática o "tener gracia" está peor visto que robar o defraudar a Hacienda. Con "La metamorfosis" nos inquieta al punto de ver a -La mariposa sujeta por un alfiler no es una mariposa...- Le sigue "Relicario"
...De la herida sólo queda la venda
...Del deseo tan sólo la certeza.
Llega Marta al Ciclo Literario A Cuatro Voces en su última noche: -como quien llega a una fiesta demasiado temprano y es desatendido por el anfitrión...- dice en su poema "Disco Kebab". Sin embargo, ella llega en el preciso momento y nos recita en el preciso instante para disfrutarla y atenderla como se merece. 


Luis Alberto Steinmann retrado por Sergio Pulido

LUIS ALBERTO (BETO) STEINMANN
Nacido en Misiones (Argentina), junto a las cataratas de Iguazú. 
Comenzó los estudios de psicología en Rosario, justo a tiempo para salvar su salud mental. 
Realizó trabajos varios: croupier, camarero, pescadero...
Tiene Beto una autenticidad tal que nos seduce. Apenas si se vislumbra máscara en su performance y tenemos el exquisito privilegio de asistir al recital de un poeta que no se lo cree... y que lo es. Sin duda su admirado Bukowski compartiría un güisqui con él. Probablemente disfrutando del silencio de la noche. 
Arranca con un poema titulado "A los Julios y otras cosas importantes". Entre sus versos la admiración por ese Julio, -...Un hombre de los que se moja". 
La capacidad de observación de Beto Steinmann nos lleva a un balcón sevillano, desde donde vemos -Los ojos que se miran desde arriba como un búho- o a ese otro poema acerca de un sobre con viejas fotografías familiares. Me enternece el detalle de la ventanita de celofán que se abre al pasado del poeta, sin romanticismos y precisamente por el uso de un sobre cualquiera, tan lleno de nostalgia. 
El humor de Beto nos contagia alegría y angustia vital a partes iguales. Sincero. Descarnado. Cuando "Ella dijo que sacara la basura", nos habla de las obligaciones cotidianas, que nos hastían, que a veces son una losa para tirar al mar... El respetable ríe e incluso se queda con la incógnita en el aire, que es resuelta al término de la noche, en la rueda de preguntas: ¿sacó la basura al final?
Termina su intervención con "Hay una canción que me viene interpelando": -Hace frío y estoy lejos de casa...- Poética forma de despedirse de todos y del país que le ha dado todo el calor que le ha sido posible. Un placer conocerte, Luis Alberto Steinmann, poeta de Misiones. Buen viaje de vuelta.


Rocío Muñoz Vergara retratada por Sergio Pulido
ROCÍO MUÑOZ VERGARA
Nacida en Sevilla. Filóloga Hispánica. Maestría en Literatura Hispánica en la Universidad de Buenos Aires. Crítica Literaria. Poeta.
Ha publicado dos poemarios: "Pedacitos del otro lado" y "Tacuarita"
Copa de vino en mano y un cigarrillo de esos eléctricos en la otra, Rocío Muñoz Vergara es todo carácter. Vitalidad. Un torrente de energía. Al contrario que aquel poema de Biedma que tanto amo (...que la vida iba en serio... uno lo empieza a entender demasiado tarde...), Rocío parece que nació con la sabiduría de apurar la copa y disfrutar de la rosa mientra se puede. 
Como no podía ser menos arranca con "A tu salud, abuelo": precioso homenaje a la vida de este ser querido con un sentido del humor chispeante. En estos versos el vino es vida y la vida es vino de forma indivisible. Léanlo si pueden, y disfrútenlo.
La noche se va tiñendo de cierto halo de nostalgia con un poema en el que homenajea a su añorada Argentina. Al recitar, su voz se transforma en una preciosa mezcla de acentos, en una suerte de andargentino que me emociona con preguntas como: -¿Qué voy a hacer sin vos?-
En "Cicatrices" esta mujer menuda y grande, valiente y dicharachera, nos habla del cuerpo que todos tenemos con tal fuerza y conocimiento, con tal respeto y valentía que no puedo menos que estremecerme: -Un cuerpo es un conjunto de ásperas cicatrices...- Sin embargo no se queda aquí la cosa, termina el poema con una exaltación de lo único que tenemos, de lo único a lo que volvemos una y otra vez... Nuestro templo y refugio. Nuestro compañero hasta el final.
Como experta dramaturga, juega con los distintos momentos de su intervención y en este instante nos divierte con su elegía a los ceniceros, ya que desde que no fuma cigarros de ceniza, los echa de menos. En "Ceniceros" nos habla de su relación con este "objeto mágico". Vuelve a emocionarme cual digna aprendiza de Szymborska con "Ágata", un poema a su gata que murió este año. Y como fiel amiga de sus amigos, termina con un poema a muchas voces, en el que un grupo hace de coro griego mientras ella interpreta una mezcla de sus dos heroínas preferidas: Elena de Troya y Escarlata O'Hara. 
Seas feliz en tu única patria (la mar). Hasta pronto.


Saúl Ibáñez retratado por Sergio Pulido
SAÚL IBÁÑEZ
Nacido en Sevilla. Vive en Barcelona. Estudió Humanidades en Sevilla y Literatura Comparada en Barcelona. Profesor de español. Escribe sobre música en BUK Magazin y Ruta 66. Tiene un grupo musical llamado Lullavy. Ha publicado un libro, El desierto, (Ediciones en Huida, 2013) y un fanzine ilustrado, Las casas ajenas
Este hombre de aspecto hipster trae un trozo de la metrópoli catalana consigo y cierta nostalgia de su etapa veinteañera, ya que, según nos confesó con cierta pena, cumplió treinta años hace poco. 
Abre su intervención con "Dr. Manhattan", un homenaje a los cómics de Watchman. 
Con su poema "Hikikomori" nos muestra un problema social nacido en Japón que ya es una triste realidad en España: personas que se aislan en sus casas y no se relacionan con nadie más que de manera virtual. Sufren fobia social o problemas de ansiedad social. Saúl logra reflejar esta problemática en unos versos expresivos, que se repiten con cadencia obsesiva:
-Las ventanas negras de mi cuarto...-
-Mi rostro fluorescente...-
Estos poemas pertenecen a su obra "El Desierto". Tras ellos nos presenta "Las casas ajenas". Con su inquietante poema "No hay sillas", una madre dice a la familia: 
-Tranquilos... -
-Hoy ya nadie más va a morir en esta casa.-
También nos divierte con "Esta tía me suena y no sé de qué." En él dos parejas se encuentran en una situación comprometida... ¿Salieron airosas?
Saúl Ibáñez refresca la noche con sus aires veinteañeros y el ritmo musical de sus versos.

Hasta aquí mi última crónica de este Ciclo literario "A Cuatro Voces" que terminó.
Mi agradecimiento:
A Rocío y Beto, por ofrecer este encuentro semanal literario de gran calidad en un barrio fuera del centro de Sevilla. Os echaré mucho de menos. Y no son sólo palabras.
A la Gallina en el Diván por apostar por ellos.
Al fotógrafo Sergio Pulido, no sólo por sus preciosas imágenes.
Al público que apoya la cultura participando en estas actividades.


"Sembremos cuentos entre todos, sembremos cultura."

martes, 30 de diciembre de 2014

I Ciclo de Narración Oral SEMBRANDO CUENTOS. Semana cuarta y última: ESTHER DE JUGLARÍA Y JHON ARDILA.

El pasado 26 de diciembre, en el café cultural La Gallina en el Diván, se inaugura una breve exposición de dos días de duración en la que podemos ver una selección de las obras de los niños y niñas que participaron en el I Concurso de Ilustración Infantil SEMBRANDO CUENTOS.  
Esther de Juglaría retratada por Sergio Pulido.

ESTHER DE JUGLARÍA BUSCA SU NAVIDAD

Ese mismo día a las 21h. comienza mi espectáculo de cuentos para adultos "¿Dulce Navidad?".  Es el aniversario del nacimiento de mi abuela y a ella van dedicados los cuentos de la noche. Rodeada de público variado, anónimo y conocido, decido comenzar la función invitando a una copita de anís dulce del pueblo onubense Zalamea la Real. Mi abuela, como buena serrana, lo hubiera aprobado. Descubro, por primera vez en mi vida, que el anís dulce de Zalamea la Real está... tremendo. ¡¡Ala, a disfrutar!! Así que, tratándose de una función festiva, hice acopio de todo ese espíritu navideño que no le pertenece a ninguna religión ni multinacional.... Pues la Navidad es una fiesta de todos: cada cual la celebre (o no) a su manera. Y yo decido hacerlo como mejor sé: contando cuentos. Hago un recorrido cronológico con historias que comienzan con el Premio Gordo de la Lotería Nacional, para seguir con una famosa leyenda sevillana de Nochebuena, continúo con un relato erótico en una fiesta de Fin de Año en un ático parisino y concluyo con la historia de un republicano que odia la fiesta de Los Reyes Magos. Me he divertido contando y el público parece que también. Termino mi última función del año. El anís dulce me hace cosquillas en el estómago. ¿O son las emociones del momento?

Al finalizar la sesión se efectúa el sorteo de un lote de regalos eróticos cortesía de nuestro patrocinador Todocondón. Los agraciados son Juanjo y Lola. ¡Que lo disfruteis!



Jhon Ardila retratado por Sergio Pulido.

JHON ARDILA, EL PESCADOR DE PERLAS

El sábado 27 de diciembre se cierra este ciclo de narración oral con un espectáculo de cuentos para toda la familia: "Una colcha de retazos". Jhon Ardila es un narrador colombiano establecido en Sevilla desde hace ya un tiempo. Tiene una forma única de contar que merece la pena ser descubierta. Yo siempre que puedo, voy a escucharle. Y es que su verbo resulta tan encantador, surrealista y travieso, que sus largas narraciones se transforman en aventuras que deseas que nunca terminen. Te inquietan y divierten al mismo tiempo. Domitila la tortuga astronauta, la misteriosa niña que le visita cada noche para pedir un vaso de agua o la joven casadera con tres pretendientes ansiosos por conseguir su mano, son algunos de los personajes que nos embaucan y nos tienen embobados como a niños. Jhon ama narrar y se le nota. También hace un magnífico trabajo por traernos cuentos de tradición oral de todas las culturas. Gracias a él descubrimos preciosas perlas que sólo un investigador-narrador como él, es capaz de encontrar. Dejarse hechizar por sus palabras y acomodarse en el cálido abrazo de su colcha de retazos es un regalo. ¡Gracias por un regalo así, Jhon!

A esta función asiste una de las niñas ganadoras del concurso de ilustración antes mencionado. Gracias a Triana y a su tía que la acompañó, por participar en este encuentro de amantes del cuento.

Y así concluyó el I Ciclo de Narración Oral SEMBRANDO CUENTOS, un proyecto en el que me he embarcado con ilusión y ganas de seguir sembrando... 

¡Nos vemos en el II Ciclo de Narración Oral SEMBRANDO CUENTOS!
¡¡Gracias de corazón y hasta pronto!!

"Sembremos cuentos entre todos, sembremos cultura."

lunes, 29 de diciembre de 2014

CICLO LITERARIO "A 4 VOCES". NOCHE UNDÉCIMA.

Tobías Campos Fernández. Foto de Sergio Pulido.
Ana Isabel Alvea. Foto de Sergio Pulido.
Victoria Moreno. Foto de Sergio Pulido.
Xavier Pagés Bassols. Foto de Sergio Pulido.

Noche undécima del Ciclo Literario "A Cuatro Voces" celebrado semanalmente los martes a las 20:30 en el café cultural La Gallina en el Diván (Nervión-Gran Plaza, Sevilla)Rocío Muñoz Vergara y Luis Alberto Steinmann nos traen cuatro voces en la penúltima noche de este ciclo: Tobías Campos FernándezAna Isabel AlveaVictoria Moreno y Xavier Pagés Bassols. Además nos agasajan con langostinos y un doble sorteo de libros de poesía... ¿Qué mas podemos pedir?

TOBÍAS CAMPOS FERNÁNDEZ
Licenciado en derecho. Artista polifacético: poeta, pintor, dramaturgo... Y entre más labores y pasiones, colaborador del programa radiofónico de Radiópolis sobre literatura La Inopia. 
De todas las propuestas que he tenido la suerte de ver en el ciclo literario "A Cuatro Voces", la de Tobías es la más teatral, la que ha jugado más con los espacios, la iluminación, los personajes que dialogan o monologan. Viajamos por la conversación de dos hombres invisibles en medio de un paisaje de viento norte, atendemos a las "Breves instrucciones del director al actor en un día nublado": -¡Mantente alerta, no interiorices tu papel!, asistimos al diálogo de dos arponeros a punto de nacer o vemos un "Hombre sentado de perfil en la oscuridad": -No me vais a intimidar...-  El café cultural La Gallina en el Diván se quedó a oscuras mientras Tobías y dos compañeros (Ana Isabel Alvea y Francisco Navarro) que ejercen de diversos personajes-oradores a lo largo de su intervención, linternas en mano todos, nos llevan de las sombras a las luces del ser humano y viceversa. 

ANA ISABEL ALVEA
Licenciada en derecho. Ha estudiado teoría de la literatura y literatura comparada. Profesora de talleres de poesía. Colaboradora en el circuito del Centro Andaluz de las Letras. Ha publicado dos poemarios. 
Uno de ellos, titulado "Hallarme yo en el mundo", ha sido candidato al XX Premio Andalucía de la Crítica. De esta obra escucho unos versos que me resultan muy sugerentes: -El agua discurre como si nada la perturbara..." Y así siento que comparte sus poemas Ana Isabel con nosotros, como si ella misma se transmutase en el preciado líquido y fluyese entre los delicados pabellones auriculares del público... 
Otros versos se filtran en el aire del café: 
-Amantes, ¡se repiten tanto! 
No se acostumbran nunca...-
Y me dejan con ganas de escucharlos a solas, en el silencio ausente de gentío, en la complicidad de la soledad elegida. 

VICTORIA MORENO (VICKY MORENO)
Procrastinadora y Poeta. Así se define.
Ha participado en aquellas recordadas Noches del Cangrejo Pistolero de la ciudad de Sevilla, en un tiempo en que la poesía y la performance se unían con un nivel profesional de divertimento y autoexigencia. 
Es la segunda vez que la escucho y la veo. Ella no lo sabe, pero la conocí en el último festival de Perfopoesía de Sevilla. Victoria aparece en escena de manera flotante, cual ánima insurrecta. 
Tiene una parsimonia en su ritmo que me recuerda a esas sirenas de Ulises. Si cierras los ojos tal vez te pierdas mientras la escuchas: -Encerrada entre tanto muro, encontré la luz donde siempre estuvo.-
Me encanta la sabiduría que encarnan estos versos: 
-Le dijo que la amaba sin saber de amor.
Le dijo que la querría siempre sin saber de eternidad...-
Y también esos otros en los que retrata al adulto como un niño herido:
-Automedicados por la compasión,
Cuando nos dejen ser niños,
no harán falta maś adultos.-
Ahí queda eso. Me quedo con sus versos cual canto de sirenas...

XAVIER PAGÉS BASSOLS
Su currículo es tan amplio que se quedan cortas estas humildes líneas de blog.
Ha sido una sorpresa encontrarlo en el Ciclo literario "A Cuatro Voces".
Él sabe que algo le conozco, pues nos encontramos hace tiempo. Pero no sabía nada de su faceta de poeta. 
Así que aguzo el oído y escucho su declaración de intenciones:
"Mis poemas están en torno a las cosas importantes de la vida: los pies y la autocompasión."
Con esta presentación, pude percibir cómo las orejas se estiraban para captar lo que Xavier quería comunicarnos. En "Cosas que me gusta de ti", se lanza con una enumeración de obviedades que no por más evidentes divierten menos al respetable: -Eres una mujer con dos ojos pequeños..."
Entre medias me llega a sorprender un hálito de... ¿ternura? Me pregunto quién será esa mujer del poema... Divago sin parar entre sus versos hasta llegar a la "Canción optimista":
-Para qué levantarse con resaca
Si todos vamos a morir.
Todos
Vamos 
Morir.-

Si se perdieron esta noche de literatura, divertimento y compañía... ¿A qué esperan para venir el próximo martes 30 de diciembre? ¡El Ciclo literario "A Cuatro Voces" se despide! ¡¡Ahora sí que sólo te queda una oportunidad para vivir esta experiencia!! ¿Te la vas a perder?

"Sembremos cuentos entre todos, sembremos cultura."